lunes, 24 de marzo de 2014

Shakira: “Mi marido es un macho conservador”

Con disco nuevo, la colombiana habla de su vida como madre de Milan y esposa de Gerard Piqué, de Messi y de su ex, Antonio de la Rúa.
Raptora. Shakira secuestra amorosamente periodistas. Encierra en un cuarto contiguo a un finlandés, un austríaco, un suizo, un alemán, un holandés, un belga, un español, un colombiano y una argentina y lanza el experimento. Como un Gran Hermano de entrevistadores. Tres horas, una ventana al Mediterráneo y un baño con puerta de cristal al que pocos se animan. El reloj es el goteo de la canilla. Mientras el agua baila por las cañerías, de a uno los nominados pasarán al confesionario de “Shak” y la verán, chiquitita, frágil, de un metro sesenta, con los ojos como después de llorar. No le vibran las caderas, sino el bolsillo trasero que carga con su celular. Teléfono movedizo: es Gerard Piqué. Entonces la curva de la sonrisa le trepa hasta la sien.
Pensar que el éxito de los dibujos tácticos del entrenador argentino “Tata” Martino, según juzgan por aquí, depende también de ella. De cuánta armonía matrimonial exista en la mansión Piqué. Que los barriletes cósmicos de Lionel Messi pueden llegar a buen puerto cuando, de algún modo, el central de Barcelona llega al Camp Nou bien nutrido del amor de ella. ¿Qué tanto sabrá Shakira Isabel Mebarak Ripoll de táctica y estrategia? ¿Habrá aprendido ya a la perfección la ley del offside? ¿Hablará con su novio defensor sobre “catenaccio”, achique, marca en zona? Esperándola a Shakira, respirando el oxígeno que ella suelta, nos enteramos que: tiene una “mancha” futbolística, porque antes que “tifosa” del Barça, fue socia del Espanyol (clásico rival de la ciudad). Que la tiranía del fútbol llevó a prohibir sus canciones en el estadio del Real Madrid. Que duerme en posición fetal. Que, nunca mejor usada comercialmente, su danza del vientre acaba de protagonizar una publicidad sobre tránsito lento. Que si un desprevenido abre un mail cuyo asunto es “Shakira”, contrae un virus informático demoledor. Que llegó a tener dos psicoanalistas a la vez. Que ya la siguen tantos seres en Twitter como habitantes de Colombia, su tierra...
En una de las 473 habitaciones de un hotel de lentejuelas y palmeras abrazadas por el mar, ya se escucha secretamente su disco, Shakira, el décimo, a la venta desde el martes. Con 80% de inglés, un tema mítico catalán (Boig per tuLoca por ti), los balbuceos de Milan (el hijo que engendró con Piqué), una balada de nombre 23 (edad de Piqué cuando la conoció) y hasta un tema para el Mundial de Brasil (La la la), el producto cierra por todos los costados. Un álbum tenedor libre: uno puede servirse un poco de todo. “Claramente tiene mil matices. Fragilidad, ternura, vehemencia, Dance, Folk, Country, rock. Hay canciones desnudas, de guitarra y voz, y otras muy producidas. Hubo temas que terminaron en la basura. En el medio de todo esto, ¡Un bebé!”, cuenta con una delicadeza extrema. La “loba” brilla por su ausencia. Esta versión, la de jeans “sin rodillas”, es suave, con un dejo de melancolía y un cansancio que la humaniza. “La gente ha entendido que alterno, que paso del inglés al español y que de esta forma puedo dar longevidad a una carrera que pretende sobrevivir en el mundo global. ¡Pero mi corazón ama en español! Ya entendí la simplicidad del inglés, requiere una sintaxis más simple que la nuestra. Antes era más rebuscada”.
Hablemos de Shakira futbolera. De la que en la Argentina integra el grupo de las “botineras”. No se te escucha hablar de fútbol, pese a tu presente tan ligado al deporte. ¿Cuánto aprendiste?

Me gusta, necesito entenderlo porque es la carrera de la persona más importante de mi vida. Ahora lanzo una opinión y Gerard me dice, ‘Eh, estás aprendiendo, cómo sabes’. Pero cuando me comparo con los expertos del fútbol, mejor es saber callar. Es un deporte complejo, más complejo de lo que parece. Tengo un gran respeto por el buen juego. ¿Soy botinera?, sí (se ríe), la mujer de un futbolista a mucho honor. De un futbolista que para mí es el mejor.
¿Cómo te llevás con los argentinos del equipo, Messi y Martino?

Al técnico no lo conozco y con Messi tenemos relación con su mujer. Es ídolo, pero también una buena persona y Gerard lo quiere mucho... entonces, yo también. Quiero mucho a Messi.
Hinchas furiosos del Barça acaban de lanzar monedas a la cabeza de Piqué. ¿Cómo convivís con ese costado violento del fútbol?

¡Me enteré por la tele! ¡No me lo dijo! Le dije, ‘Mi amor, ¿Pero te tiraron una moneda? Está acostumbrado. Es triste cuando el fútbol despierta eso en contraposición a los sentimientos que genera de lealtad, nobleza, amistad, cuando segrega. Pero supongo que el ser humano aprovecha cualquier situación, no exclusivamente el fútbol para ventilar su violencia.
¿Qué tan cierto es que él te pidió tajante ‘No más videos con hombres’?

Cierto. Se sobreentiende en nuestra relación que él es muy territorial. Es un macho español, sectívero. Conservador. Un tipo también con una mente abierta, pero le gusta defender su territorio, la defensa. A mí me gusta que sea así. El tiene que cuidar la portería (se ríe).
Provocó un efecto inverso. Terminaste en un video hot con una mujer, Rihanna...

No sé ya qué efecto provocó. Estoy confundida. Pretendía parecer un video para Vanity Fair y terminó siendo controversial. Le pregunté a Gerard antes de lanzarlo ‘¿Qué te parece, todo bien? Y me dice: ‘Aprobado’.
¿No es una actitud machista?
No, él es mi termómetro. Parece que el termómetro falló.
Hablando de fallas del pasado, ¿qué podrías decir de la demanda que te hizo y perdió tu ex Antonio de la Rúa?

Siempre he sentido que el público argentino ha sido leal más allá de todo. Una comprensión profunda que agradezco, porque sé que el pueblo argentino ha pasado momentos difíciles. Nunca se me ha juzgado, sino que se me ha querido. Lo único que tengo que decir al respecto es que es triste saber que hay gente a la que crees que conoces y resulta que no, estuviste viviendo con una persona a la que no conocías. Ha sido bastante doloroso e inesperado, pero me gusta pasar la página. Hay gente que no merece tus pensamientos.

¿Cómo te descubrís como madre?

Es un momento de revolución interior. Mi cuerpo, mi mente, mi espíritu, todo está revolucionado. Fue un deseo de tanto tiempo, pero te preguntas cómo será de ahí en más. Si volverás a sentirte cómoda en tu cuerpo. Si habrá algún aspecto de ti que se habrá perdido. Todo es un gran interrogante. Pensé que iba a ser una madre asfixiante pero resulta que me tomo las cosas con tranquilidad. ¡La canción que lanzamos con Rihanna es una canción que casi ni promocioné! Soy ante todo madre, ya me es imposible ir de emisora en emisora.
Mundial 2014. ¿Colombia o España?

¡No soy el pulpo Paul! Mi corazón está dividido: Colombia juega tras 14 años, pero también me importa que mi hombre haga un maravilloso papel...
Suena la chicharra. Turno de Colombia. Fatigados, los ojos fulminantes de Shakira parecen a punto de llorar, pero no se quiebran. “Shakira presidenta”, promueve el colombiano. “En la era de las mujeres al poder, le ganaría a la Cristina, a la Dilma y a la Bachelet”. La Barbie de Barranquilla sonríe. Piqué -que en décadas planea la presidencia del Bar ça- la prefiere primera dama.
http://www.clarin.com/espectaculos/musica/marido-macho-conservador_0_1106889542.html

1 comentarios :